Una historia de siete fracasos tecnológicos que nunca fueron, pero que se pronosticaron como tal y que pudieron afectar al mundo de la educación. Y al final, la moraleja.

Tal vez también te pueda interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *